CRÓNICA DE UN SEGUNDO VIAJE A WASHINGTON Y A NUEVA YORK

PIN

MAYO 2009

Héctor Rodríguez Espinoza

Invitados por nuestro hijo Héctor a su graduación de Maestría en Derecho en la Universidad de Georgetown, en Washington D.C., acudimos, desde Hermosillo, su mamá, su hermana lolita y yo y, desde Cedar Rapids, Iowa, su hermana Rocío y su esposo Ryan Schnell.

Héctor se había casado con Ana Cristina Valenzuela en Julio del 2008 y después de disfrutar su luna de miel, residieron en aquel bello suburbio de la capital de Estados Unidos por un año lectivo, concluyendo felizmente él su aspiración académica, en bonita ceremonia en una fría mañana de mayo en los amplios jardines de esa bicentenaria Universidad.

Nos hospedamos en el céntrico y cómodo Hotel Hyatt.          

LA UNIVERSIDAD DE GEORGETOWN

Es católica, de la Compañía de Jesús (Jesuitas), ubicada en Washington D.C. Es la universidad católica más antigua de los Estados Unidos y una de las más prestigiosas del país. Forma parte de la Asociación de Universidades Jesuitas (AJCU), en la que se integran las 28 universidades que la Compañía de Jesús dirige en los Estados Unidos, y es una de las tres universidades católicas del Distrito de Columbia, junto con la Universidad Católica de América y la Universidad de Trinity.

Fue fundada por el Padre John Carroll, S.J., en 1789. La Compañía de Jesús (Societas Jesu, S.J.) es una orden religiosa de la Iglesia Católica, fundada por San Ignacio de LoyolaSan Francisco Javier y otros cinco compañeros en 1534, en París. Con cerca de 19.000 miembros, sacerdotes, estudiantes y hermanos, es la mayor orden religiosa masculina católica hoy en día. En 1789 —el mismo año en que la Constitución de Estados Unidos entró en vigor y en el que se inició la Revolución Francesa— fue fundada por ex jesuitas la universidad católica más antigua de Estados Unidos, la Universidad de Georgetown, en Washington D.C.; posteriormente sería integrada a la Compañía.

La Universidad “es el mas antiguo establecimiento literario en los Estados Unidos. Fue fundada inmediatamente al terminar la Guerra Revolucionaria, por el Clero Católico incorporado de Maryland, quienes seleccionaron de su número los miembros de la Junta Directiva, y les otorgaron el pleno poder para elegir un Presidente y nombrar Profesores. Desde el año 1805, ha estado bajo la dirección de la Compañía de Jesús” (The Laity’s Directory, 1822).

Origen y Fundador

Al tratar el origen de la Universidad de Georgetown, sus cronistas e historiadores acostumbran referir a escuelas más antiguas en Maryland, proyectadas o establecidas por los Jesuitas. Es cierto que el Padre Ferdinand Poulton, unos años después de la colonización de St. Mary’s, escribió al general de la compañía sobre las posibilidades para la fundación de una universidad en la colonia infante, y el general respondió, en el 1640: “La esperanza de una universidad estoy feliz de entretener; y, cuando haya madurado, no demoraré en extender mi aprobación.” Pero los tiempos no fueron favorables. Las leyes contra la educación y los educadores Católicos fueron tan estrictas durante la mayor parte del periodo colonial de Maryland que fue solo durante intervalos, por breves periodos, y clandestinamente, que los Jesuitas, siempre atentos a la educación de la juventud, pudieron conducir una escuela, que estuvo en Bohemia, Condado de Cecil; contó entre sus estudiantes a John Carroll, fundador de la Universidad de Georgetown. Él es el enlace, moral y personal, entre Georgetown y las escuelas anteriores; y es con su nombre que la historia de la Universidad de Georgetown es indisolublemente conectada. Tuvo una gran parte en su fundación y desarrollo, y los hijos de Georgetown, para honrar su memoria, formalmente han instituido la observación del “Dia del Fundador” en enero de cada año. Aun antes de ser el primer obispo de los Estados Unidos, percibió e imprimió en sus antiguos hermanos de la Compañía de Jesús la urgente necesidad de una Universidad Católica. Después de haber asegurado su cooperación, trazó su plano y emitió un prospecto apelando a sus amigos en Inglaterra para asistencia financiera. Seleccionó el sitio; y -aunque no pudo supervisar personalmente el emprendimiento al ser gravado con la solicitud de todas las iglesias- observó con interés paterno su desarrollo inicial. Georgetown aún posee su retrato, por Gilbert Stuart, reliquias de su lugar natal en Upper Marlborough, el manuscrito de su curso en teología, el Misal que usaba como misionera rural en Rock Creek, la atestación de su consagración como obispo en el Castillo Lulworth, el circular que emitió detallando el plan y alcance de la universidad, y muchas cartas, originales o copias, relacionadas con su condición y expectativas.

En el 1889 la universidad celebró con la apropiada pompa el centésimo aniversario de su fundación. Georgetown en el 1789 fue el barrio principal del Condado de Montgomery, Maryland. El Padre Carroll lo seleccionó como sitio de la academia, influenciado, sin duda, por el conocimiento de la localidad adquirida durante sus excursiones misioneras. Al hablar del mismo, lo describe como “uno de los entornos mas bellos que la imaginación puede enmarcar”. El primer prospecto dice: “en la selección de la Entorno, la Salubridad del Aire, Conveniencia de las Comunicaciones, y la Economía de Vida han sido principalmente consultadas, y Georgetown ofrece estadas ventajas acopladas.” En cuanto a la “Salubridad del Aire”, es consecuente que los archivos de la universidad demuestran que la primera muerte entre los estudiantes ocurrió en el 1843. En el 1784, el Padre Carroll fue designado prefecto Apostólico o superior, de la Iglesia en los Estados Unidos. En 1785 él le escribió a su amigo, el Padre Charles Plowden, en Inglaterra: “El objeto mas cercano a mi corazón ahora, y el único que puede dar consistencia a nuestras creencias religiosas en este país, es el establecimiento de una escuela, y luego de un Seminario para clérigos jóvenes.” En una reunión del clero, celebrada en White Marsh, en 1786, presentó un plan detallado de una escuela, y recomendó el sitio que le había impresionada tan favorablemente. El clero sancionó el proyecto, adoptó una serie de “Resoluciones concerniente la Institución de una Escuela”, y dispuso la venta de un pedazo de tierra que le pertenecía a la corporación, para que las ganancias sean aplicadas al levantamiento del primer edificio. Los Reverendos John Carroll, James Pellentz, Robert Molyneux, John Ashton y Leonard Neale fueron designados directores. En el 1788, el primer edificio fue empezado. El trabajo procedió lentamente, al faltar fondos, y el 1789 fue el año de la fundación, como el título del terreno original fue fechado el 23 de enero. El terreno -un acre y medio- fue adquirido por compra, por 75 libras en moneda corriente. El “Edificio Viejo”, como fue llamado no estuvo listo para ocupación hasta el 1791; fue removido en el 1904 para hacer plaza para el Edificio Ryan.

En su crecimiento físico la universidad ha expandido de la solitaria estructura académica de los primeros años a la masa aglutinada que corona el sitio antiguo. Dentro de sus más viejas construcciones están:

· el Edificio Norte (empezado en el 1791, completado en el 1808),
· la Enfermería (1831-1848)
· el Edificio Mulledy (1831),
· el Observatorio (1843),
· el Edificio Maguire (1854),
· el Edificio Healy, o Principal (1879),
· la Capilla Dahlgren (1893),
· el Edificio Ida M. Ryan (1905), y
· el Gimnasio Ryan (1908).

A la academia clásica original se han añadido, como la oportunidad surgió o la conveniencia impulsó, el observatorio astronómico, en el 1843; la escuela médica, en el 1851; la escuela de derecho, en el 1870; el hospital universitario, en el 1898; la escuela dental, en el 1901; la escuela de entrenamiento de enfermeras, en el 1903.

Desde el 1805, cuando la Compañía de Jesús fue restaurada en Maryland, Georgetown ha sido una Universidad Jesuita, con las tradiciones, las asociaciones, los cursos de estudio, y los métodos de instrucción que implica. Hasta el 1860 el Superior de la Misión y Provincial de Maryland generalmente residía en la universidad; el noviciado estuvo ahí por varios años; y fue la casa provincial de estudios superiores de filosofía y teología, durante la mayor parte del periodo que precedió la apertura del Escolasticazo Woodstock, en el 1869. Naturalmente, bajo tales condiciones, la universidad ejerció influencia considerable en el desarrollo religioso del país y el progreso Católico en los primeros días. Los primeros tres Arzobispos de Baltimore tuvieron íntimas relaciones con ella: Carroll, como fundador; Neale, como presidente; y Marechal, como profesor. El Obispo Dubourg de Nueva Orleáns fue presidente; el virtuoso Obispo Flaget, de Bardstown (ahora Louisville, Kentucky), fue profesor; como también lo fue el Obispo Vandevelde de Chicago. Los Obispos Carrell de Covington y O’Hara de Scranton fueron estudiantes. El Obispo Benedict J. Fenwick, de Boston, uno de los primeros estudiantes en Georgetown, y luego profesor y presidente, fundó la universidad de Holy Cross, en Worcester, Massachussets, como ramal directo de Georgetown. El Rev. Enoch Fenwick, S.J., presidente, tuvo una gran participación en la edificación de la catedral de Baltimore. El Obispo Neale fundo la Orden de la Visitación en America. Los Padres James Ryder y Bernard A. Maguire, presidentes, fueron distinguidos oradores del púlpito. El Padre Anthony Kohlmann, presidente, fue un teólogo profundo, y su trabajo, “Unitarianismo Refutado” (“Unitarianism Refuted“), es una estudiosa contribución a la literatura controversial. El Padre Camillus Mazzella, luego Cardenal, es famoso como teólogo dogmático. El Padre James Curley, en una forma modesta, promovió la ciencia astronómica; el renombrado Padre Secchi fue por un tiempo ligado con el observatorio, como el Padre John Hagen, ahora Director del Observatorio del Vaticano. Georgetown ha ejercitado su influencia en la educación y la moral indirectamente a través de varias otras universidades que han surgido de ella, y directamente por la multitud de sus propios graduados, unos cinco mil en número, mucho de ellos distinguidos en todas las profesiones y ocupaciones.

Al abrir la universidad, en el 1789, el primer nombre en el Registro es el de William Gaston de Carolina del Norte, quien, no obstante las descalificaciones constitucionales de los Católicos de su Estado nativo, lo representó en el Congreso, y ascendió a su Corte Suprema. El número de estudiantes matriculados en el 1792 fue 66; en el día inaugural del 1793, 47 nuevos estudiantes ingresaron. Fue un comienzo prometedor, pero el crecimiento fue lento, y por varios años siguientes hasta hubo un deterioro. En el 1813 los internos contaron 42; el promedio de los diez años anteriores había sido 25. Se llegó al centenar (101) por la primera vez en el 1818; el mayor número (317) en el 1859. La mayoría de los estudiantes de ese periodo fueron de los Estados Sureños, y el arranque de la Guerra Civil causó un éxodo rápido de jóvenes de la sala de clases al campo de batalla. En el 1862 solo habían 120 matriculados.

El prospecto impreso del 1798, emitido por el Rev. William Dubourg (presidente, 1796-99), proporciona los detalles de los estudios seguidos para esa fecha, y promete un currículo más grande, cumplido bajo su sucesor inmediato, el Obispo Leonard Neale (presidente, 1799-1806). En el 1801, habían siete miembros del curso final, estudiando lógica, metafísica, y ética. El Padre John Gras (presidente, 1812-17) inculcó nueva vitalidad a la administración de la universidad: promovió el estudio de la matemática y adquirió los aparatos necesarios para la enseñanza de la ciencias naturales. Durante su periodo, el poder de conferir títulos fue concedido por una Acta del Congreso, del 1 de marzo del 1815, el proyecto siendo introducido por el proto-alumno de Georgetown, un miembro de Carolina del Norte, poder ejercido por primera vez en el 1817. Su incorporación formal fue efectuada por Acta del Congreso en el 1844, bajo el nombre y título de “El Presidente y Directores de la Universidad de Georgetown”. Gracias a esta Acta, los poderes concedidos en el 1815 fueron aumentados. La Santa Sede apoderó la universidad, en el 1833, a conferir en su nombre títulos en filosofía y teología.

El Rev. Robert Plunket fue escogido primer presidente. La corporación costeó los gastos de su pasaje desde Inglaterra hasta América del Norte. Asumió sus deberes en el 1791, sirvió por dos años, y fue sucedido por el Padre Robert Molyneux, primer superior de la Compañía restaurada en Maryland, y sostuvo la presidencia de la universidad por un segundo periodo hasta su muerte en el 1808. La escuela empezó con cursos muy elementales, pero el plan original contempló un curso académico completo, y gradualmente se elevó el estándar de los cursos, y su número aumentado. Algunos de los profesores asistentes fueron aspirantes a órdenes Sagradas, y se formó un curso en teología. En el 1808, cuatro alumnos de éste curso fueron elevados al sacerdocio, Benedict Fenwick, Enoch Fenwick, Leonard Edelen, y John Spink, los primeros miembros de la Compañía de Jesús ordenados en los Estados Unidos.

Estado Actual

Consiste de la facultad de artes y ciencias (Georgetown College), la escuela médica, la escuela de cirugía dental y la escuela de derecho. Instrucción clínica se proporciona en el Hospital Universitario, al cargo de las Hermanas de San Francisco, y hay una escuela para el entrenamiento de enfermeras adjunta. Cursos de post-grado se proveen en las escuelas de derecho y medicina, ofrecidos en la facultad de artes y ciencias. Los terrenos suman a 78 acres, gran parte ocupados por “Los Caminos”, famosos por su escenario boscoso. El hospital esta cerca de la facultad de artes y ciencias; las escuelas de derecho y medicina están en el corazón de la ciudad. La Biblioteca Conmemorativa Riggs contiene muchas obras curiosas y poco comunes, viejos impresos y manuscritos antiguos. Entre las bibliotecas especiales incorporadas a la Riggs esta la del historiador Dr. J. Gilmary Shea, valiosa para idiomas Americanos e Indios. La más pequeña Biblioteca Hirst es para el uso de los estudiantes de pre-grado. Hay bibliotecas especiales para el curso de post-grado, para los estudiantes menores y la investigación sobre el periodo colonial de Maryland. El Museo Coleman exhibe varias colecciones; aquí tres mil especimenes ilustran en completo el campo de la mineralogía, mientras en geología y paleontología hay excelentes colecciones. Mosaicos, curiosos en gran variedad hacen del museo una de las instituciones mas interesantes de su tipo. Los Archivos Universitarios están depositados en una espaciosa bóveda a prueba de incendios, bien alumbrada y ventilada. Conectada a los archivos hay una sala para la exhibición de Misales, cálices, vestimentas, campanas y otros memoriales de las primeras misiones Jesuitas en Maryland. La Sala Gaston, donde se celebran las graduaciones y otras ceremonias, debe su ornamentación artística y terminación a la generosidad de la Asociación de Graduados. La Sala de la Sociedad de Debate Filodémico está decorada con retratos de distinguidos graduados y notables universitarios. La Revista Universitaria (Georgetown Journal) y sociedades literarias y científicas proporcionan oportunidad para mejoramiento intelectual; la Cofradía de la Santísima Virgen, la más antigua de los Estados Unidos, ayudo estimular la piedad. La Asociación Atlética alienta el deporte y promueva el entrenamiento físico a través del gimnasio, clubes de deportes de pelota y de botes, etc. El espíritu de lealtad a la Alma Mater se alimenta por la Sociedad de Graduados nacional y sociedades locales en Nueva York, Filadelfia, Noreste de Pennsylvania, la Costa del Pacífico, Wisconsin, y el Club de la Universidad de Georgetown de Nueva Inglaterra.

La Escuela Edmund A. Walsh de Servicio Exterior (relaciones internacionales) está considerada como una de las mejores del mundo. Su maestría en servicio exterior (MSFS, Master in Science in Foreign Service) ocupa el primer puesto en el ranking internacional (fijado anualmente por la revista Foreign Policy) de maestrías en Relaciones Internacionales.

Egresados:

Profesores:

http://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_de_Georgetown

Al día siguiente hicimos un recorrido por dos de los lugares turísticos y culturales imprescindibles de visitar y admirar de esa majestuosa ciudad de Estados Unidos.

Rocío, Ana Cristina y Lolita en la cena de gala de graduación.

Ana Cristina, Lolita y Mamá en el Waterfront de Georgetown.

MUSEO DEL HOLOCAUSTO

Algunas de las fechas significativas de su historia:   

1º de noviembre de 1978    El presidente Jimmy Carter crea la Comisión Presidencial sobre el Holocausto.

24 de abril de 1979  Primera Ceremonia del Día del Recuerdo en la Rotonda del Capitolio.

27 de septiembre de 1979  La Comisión informa sobre la conmemoración del Holocausto y la educación sobre este tema en los Estados Unidos.

7 de octubre de 1980           El presidente Carter firma la Ley Pública 96-388 que crea el Consejo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos.

13 de abril de 1983  El gobierno transfiere tierras al Consejo para el edificio del museo en una ceremonia en el Capitolio.

30 de abril de 1984  Ceremonia simbólica de inicio de obras en el futuro emplazamiento del Museo.

16 de octubre de 1985         Ceremonia real de inicio de obras. De manera simbólica, se entierran en el sitio dos tarros de leche con tierra y cenizas de distintos campos de concentración y exterminio.

8 de octubre de 1986           Oficialmente se da el nuevo nombre de Raoul Wallenberg Place a la calle 15, colindante a su futura entrada.

5 de octubre de 1988           Se coloca la piedra angular y habla el presidente Reagan.

17 de Julio de 1989  Se contrata para su construcción a Blake Construction Company.

2 de agosto de 1989 Comienza la construcción.

17 de abril de 1990  Se entierran dos tarros de leche con tierra y cenizas de distintos campos de concentración y exterminio debajo del subsuelo del Salón del Recuerdo.

21 de abril de 1993  Se realiza un tributo a los liberadores y salvadores en el Cementerio Nacional de Arlington.

22 de abril de 1993  Inauguración del Museo. Algunos oradores: Bill Clinton, Chaim Herzog, Harvey Meyerhoff, Elie Wiesel.

26 de abril de 1993  Abre al público. Su Santidad el Dalai Lama primer visitante.

6 de junio de 1994   Dedica la explanada ubicada en Raoul Wallenberg Place al General Dwight David Eisenhower y a los soldados bajo su mando.

12 de octubre de 2000         El presidente Clinton firma la Ley 106-292 en que se le otorga condición permanente.

1º y 2 de noviembre de 2003         Como parte las celebraciones del 10º aniversario del Museo, todo el año, más de 2.200 sobrevivientes y sus familias se reúnen en Washington para el Tributo a los sobrevivientes: reunión de una familia especial.

La Comisión Presidencial realizó cuatro recomendaciones:

Que se creara un vivo recuerdo en honor a las víctimas y a los sobrevivientes del Holocausto y que se garantizara que se enseñaran las lecciones sobre el Holocausto a perpetuidad;

Que se creara una fundación educativa para promover y apoyar la investigación para su enseñanza;

Que se creara un Comité de Conciencia para reunir información y exponer ante la conciencia nacional los informes de estallidos reales o posibles de genocidios en cualquier lugar del mundo y

Que se estableciera a perpetuidad un Día Nacional del Recuerdo de las Víctimas, que se observara anualmente.

En 1980, el Congreso aprobó unánimemente la ley mediante la cual se crea el Consejo Conmemorativo sobre el Holocausto de Estados Unidos, que sucedió a la Comisión Presidencial.

Lo diseñó y construyó el Arquitecto: James Ingo Freed, de Pei Cobb Freed & Partners, Contratista: Blake Construction Company

La construcción llevó casi cuatro años, hasta abril de 1993.

Costó: aproximadamente US$ 168 millones (US$ 90 millones para la construcción del edificio y US$ 78 millones para las exposiciones).

Fue construido en tierras donadas por el gobierno federal y financiado con más de 200.000 donaciones privadas, producto de una sólida asociación entre el gobierno y filántropos particulares. Todos los fondos recaudados exclusivamente mediante aportes privados deducibles de impuestos.

Dimensiones: 49 m de ancho, 95 m de largo, 28 m de altura y una superficie de 24.619 m2. La Exposición Permanente ocupa 3344 m2 en tres pisos.

Lo han visitado, al 1° de enero de 2009: 28.1 million millones, incluye 34% millones de alumnos, 12% millones de extranjeros. Dignatarios: más de 3,500 funcionarios de 132 países, entre ellos 88 jefes de estado o de gobierno.

Martin Smith, un cineasta británico, sirvió como el primer Director de la Exposición Permanente.

Raye Farr desarrolló los 70 videos centrales a la “historia que hablaba” del diseño de la exposición, y en 1990 substituyó a Smith como Director de la Exposición Permanente.

Cindy Miller y David Luebke escribieron la mayoría de los textos.

La historia del Muro de Azulejos para los niños: En 1990, bajo el liderazgo de Adeline Yates, esposa del congresista Sidney R. Yates, esposas de miembros del Congreso y otras formaron el Comité para Recordar a los Niños, en honor al aproximadamente millón y medio de niños que murieron durante el Holocausto. Invitaron a miles de jóvenes estudiantes de todo el país para ayudar a crear este muro del recuerdo. Los niños dejaron sus impresiones del Holocausto en azulejos de cerámica que luego fueron combinados para construir este monumento permanente.

Exposiciones especiales

Recordemos a los niños: la historia de Daniel (1991)

Misión: rescate; la historia de Varian Fry y el Comité de Rescate de Emergencia (1993)

Rostros del dolor: agonía en la ex Yugoslavia (1994)

Liberación 1945 (1995)

Schindler (1995)

Las Olimpíadas nazis de Berlín de 1936 (1996 a 1997) (Nazi Olympics Berlin 1936)

El Padre Jacques (1997) (Father Jacques)

Josef Nassy: imágenes de la reclusión (1997)

Historia oculta del ghetto de Kovno (1997) (Hidden History of the Kovno Ghetto)

Kristallnacht (1998) (Kristallnacht)

Travesía del St. Louis (1999) (Voyage of the St. Louis)

La vida renace: judíos desplazados de 1945 a 1951 (1999 a 2000) (Life Reborn: Jewish Displaced Persons 1945-1951)

Huida y rescate (2000 a 2001) (Flight and Rescue)

El arte y la política de Arthur Szyk (2002) (The Art and Politics of Arthur Szyk)

Persecución nazi de homosexuales 1933 a 1945 (2002 a 2003) (Nazi Persecution of Homosexuals 1933-1945)

Lucha contra las llamas del odio: los Estados Unidos y las quemas de libros por parte de los nazis (2003) (Fighting the Fires of Hate: America and the Nazi Book Burnings)

Ana Frank: la escritora (2003) (Anne Frank: The Writer)

La vida en las sombras: los niños ocultos y el Holocausto (2003 a 2004) (Life in Shadows: Hidden Children and the Holocaust)

Medicina mortal: creación de la raza superior (2004 a 2005) (Deadly Medicine: Creating the Master Race)

Los Protocolos de los Sabios de Sión (2006-) (“A Dangerous Lie: The Protocols of the Elders of Zion”)

Citas

La Biblia.

 ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra: Génesis 4:10.

Por tanto, guárdate y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos y a los hijos de tus hijos: Deuteronomio 4:9

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, de que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia: Deuteronomio 30:19

Vosotros sois mis testigos: Isaías 43:10

Aquí comprenderemos que todos somos responsables de nuestras acciones y de nuestras omisiones. Aquí comprenderemos que debemos intervenir cuando vemos que surge el mal. Aquí aprenderemos más sobre la brújula moral que guía el trayecto de nuestras vidas y que guiará el trayecto de los países en el futuro: George Bush, 41er presidente de Estados Unidos, 15 de febrero de 1991.

De nuestro recuerdo… del Holocausto debemos forjar un juramento inquebrantable con todos los pueblos civilizados de que nunca más el mundo permanecerá callado, nunca más el mundo… dejará de actuar a tiempo para evitar el terrible crimen del genocidio… debemos utilizar la indignación de nuestros propios recuerdos para erradicar la opresión dondequiera que exista. Debemos comprender que los derechos humanos y la dignidad humana son indivisibles: Jimmy Carter, 39º presidente de Estados Unidos, durante la presentación del informe final de la Comisión Presidencial sobre el Holocausto, 27 de septiembre de 1979.

Este museo tocará la vida de todo el que ingrese y lo cambiará para siempre; un lugar de profunda tristeza y un santuario de esperanza prometedora; un aliado de la educación contra la ignorancia, de la humildad contra la arrogancia; una inversión en un futuro seguro contra todo tipo de locura que aceche en el futuro. Si este museo puede movilizar la moral, entonces los que perecieron tendrán con ello alguna medida de inmortalidad: William J. Clinton, 42º presidente de Estados Unidos, inauguración del Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos, 22 de abril de 1993.

Tender hacia el conocimiento, hacia el saber por el saber mismo, hacia el amor a la justicia rayano en el fanatismo, y propender a la independencia personal, he ahí los motivos de la tradición judía que justifican mi pertenencia a ella, como un don especial del destino.

Aquellos que se rebelan contra los ideales de la razón, contra la libertad individual y quieren hacer triunfar por medio de la fuerza bruta de la violencia la oprobiosa esclavitud del Estado, ven en nosotros, con justa razón, a sus adversarios irreconciliables. La historia nos ha impuesto una carga sumamente pesada; pero, mientras permanezcamos fieles servidores de la verdad, de la justicia y de la libertad, no sólo subsistiremos como el más viejo de los pueblos existentes, sino que también seguiremos -como hasta ahora y con un constante trabajo productivo- creando valores que contribuyen al ennoblecimiento de la humanidad: Traducción al inglés de David Luebke de un pasaje de Mein Weltbild (Mi visión del mundo), de Albert Einstein (Amsterdam: Qerido Verlag, 1934), pág. 133.

El General Dwight D. Eisenhower observa los cuerpos de los prisioneros que perecieron en el campo de Ohrdruf. — National Archives      Lo que observé es indescriptible… Las pruebas visibles y el testimonio oral de la inanición, de la crueldad y de la bestialidad eran… abrumadores… Realicé esta visita a sabiendas para estar en condiciones de brindar pruebas de primera mano de ello si alguna vez, en el futuro, hubiera una tendencia a atribuir estas acusaciones meramente a “propaganda”: Carta al General George C. Marshall del 15 de abril de 1945.

Por la presente le encomiendo la tarea de realizar todos los preparativos necesarios para… una solución completa del problema judío en los territorios de Europa bajo influencia alemana… Además, le encomiendo me envíe a la mayor brevedad posible un plan que comprenda… las medidas que ya se han tomado para la ejecución de la solución final esperada al problema judío: Directiva de Hermann Göring a Reinhard Heydrich, 31 de Julio de 1941, citada en la obra de William L. Shirer, The Rise and Fall of the Third Reich (Nueva York: Simon & Schuster, 1960), pág. 964.

Registramos las características individuales de cada miembro de la nación en una pequeña tarjeta… Estamos orgullosos de poder contribuir a esta tarea, que proporciona al médico de nuestro cuerpo político alemán el material [que necesita] para este examen, para que nuestro médico pueda determinar si, desde el punto de vista de la salud de la nación, la información así recabada demuestra una relación armoniosa, es decir saludable, o si hay enfermedades que deben curarse con intervenciones correctivas… Tenemos plena confianza en nuestro médico y seguiremos sus órdenes ciegamente, ya que sabemos que él llevará a nuestra nación hacia un gran futuro. ¡Heil a nuestro pueblo alemán y a su líder!: “Festrede des Grunders, Generaldirektor Willy Heidinger,” en Denkschrift zur Einweihung der neuen Arbeitsstatte der Deutschen Hollerith Maschinen Gesellschaft m.b.H. in Berlin, Lichterfelde am 8. Januar 1934 (Berlín: Deutschen Hollerith Maschinen Gesellschaft m.b.H., 1934), pág. 39.

Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres: Heinrich Heine (1797 a 1856), poeta judío alemán, de Almansor: A Tragedy, [1823].

La gran masa del pueblo… puede caer más fácilmente víctima de una gran mentira que de una pequeña: Adolf Hitler, Mein Kampf.

Hoy yo seré una vez más un profeta: si los financistas judíos internacionales, que están dentro y fuera de Europa, tuvieran éxito zambullendo a las naciones una vez más en una Guerra mundial, entonces el resultado no será más la bolchevización de la tierra y por medio de ella la victoria de los judíos, ¡sino que será la aniquilación de la raza judía en Europa!: Traducción al inglés de J. Noakes y G. Pridham, Nazism 1919-1945, Volumen 3 (Exeter: University of Exeter, 1988), pág. 1049.

Ya di la orden (y mandaré un escuadrón de fusilamiento a ejecutar a cualquiera que pronuncie una sola palabra de crítica) de que el objetivo de nuestra guerra no consiste en alcanzar ciertos límites, sino en la destrucción física del enemigo. En consecuencia, di órdenes a las formaciones de la muerte ya alistadas, por el momento sólo en el Este, de dar muerte sin piedad ni compasión a los hombres, a las mujeres y a los niños de origen e idioma polaco. Sólo así obtendremos el espacio para vivir (Lebensraum) que necesitamos. ¿Quién, después de todo, se acuerda hoy de la aniquilación de los armenios?: Adolf Hitler, Obersalzberg, 22 de agosto de 1939, discurso a los Comandantes Supremos y Comandantes Generales; según relata el ex jefe de la agencia Associated Press en Berlín, Louis Lochner, en What About Germany? (Nueva York: Dodd, Mead, & Company, 1942), pág. 2. Este lenguaje en particular no aparece en ningún otro relato de fuente primaria del discurso.

Abba Kovner testifica para la fiscalía en el juicio contra Adolf Eichmann. — Israel Government Press Office      1.o de enero de 1942: Se llevaron a nuestros padres, nuestros hermanos y hermanas ante nuestros propios ojos….No regresó ni uno de aquellos que sacaron por las puertas del Ghetto….Ustedes que dudan, dejen de lado toda ilusión. Sus hijos, sus esposas y esposos ya no están vivos….Hitler planea destruir a todos los judíos de Europa y eligieron a los judíos de Lituania para empezar. ¡No nos llevarán como ovejas al matadero! Es verdad, somos débiles e indefensos, ¡pero la única respuesta ante el asesino es el levantamiento! ¡Hermanos! Es preferible caer como luchadores libres que vivir por la clemencia de los asesinos. ¡Resistan! ¡Resistan hasta el último suspiro!: Abba Kovner, “A First Attempt to Tell,” en The Holocaust as Historical Experience, editado por Yehuda Bauer y Nathan Rotenstreich (Nueva York: Holmes & Meier Publishers, 1981), pág. 81.

Mi número es el 174517; hemos sido bautizados, llevaremos este tatuaje en el brazo izquierdo hasta la muerte: Primo Levi, Survival in Auschwitz (Nueva York: Summit Books, 1986), pág. 27.

Primero vinieron a buscar a los socialistas y no dije nada, porque yo no era socialista. Luego vinieron a buscar a los sindicalistas y no dije nada, porque yo no era sindicalista. Luego vinieron a buscar a los judíos y no dije nada, porque yo no era judío. Luego vinieron por mí, pero no había ya nadie que pudiera protestar por mí: Atribuido al Pastor Martin Niemoller, según figura en el prólogo de Franklin H. Littell en Exile in the Fatherland, Martin Niemoller’s Letters from Moabit Prison, editado por Hubert G. Locke (Grand Rapids, Michigan: William B. Eerdman’s Publishing Company, 1986), pág. viii.

Nosotros, que no seguimos ese camino, les debemos esto. Debemos asegurarnos de que estas muertes tengan un significado póstumo. Debemos asegurarnos de que desde ahora hasta el fin de los tiempos, la humanidad mire al mal a la cara… y sólo entonces podremos estar seguros de que ya no se levantará de nuevo: Ronald Reagan, 40º presidente de los Estados Unidos, en el sitio del futuro Museo, 5 de octubre de 1988.

Bendita sea la cerilla consumida

en prender la llama.

Bendita sea la llama que arde

en los lugares secretos del corazón.

Bendito sea el corazón con fuerzas para detener

su latido en aras de su honor.

Bendita sea la cerilla consumida

en prender la llama.

Fuente: Hannah Senesh (1921 a 1944), Sárdica, Yugoslavia, 2 de mayo de 1944.

Vi una montaña, Nosotros somos los zapatos, los últimos testigos.

Somos los zapatos de nietos y abuelos,

de Praga, París y Amsterdam,

Y como sólo estamos hechos de tela y cuero

Y no de sangre y carne, cada uno de nosotros evitó el fuego del infierno.

Fuente: Traducido al inglés por Beatrice Stadtler y Mindele Wajsman en From Holocaust to New Life, editado por Michael Berenbaum (Nueva York: The American Gathering of Jewish Holocaust Survivors, 1985), pág. 121.

En Europa quedan 1.500.000 de judíos, hombres, mujeres y niños, desamparados, hambrientos, enfermos y sin ayuda a causa de esta terrible experiencia. Ellos también son víctimas del crimen por el cual se exigirá castigo a los culpables. Pero ni el mandato de la justicia ni ese amor al prójimo que estamos llamados a practicar quedarán satisfechos hasta que se atiendan las necesidades de estas personas que sufren: Palabras a una delegación del United Jewish Appeal, 25 de febrero de 1946, Public Papers of the United States, Harry S. Truman, January 1-December 31, 1946 (Washington, D.C.: GPO, 1962), pág. 131.

El gobierno de los Estados Unidos… no sanciona el fanatismo ni colabora con la persecución: Carta “A la congregación hebrea de Newport, Rhode Island”, 17 de agosto de 1790.

Nunca olvidaré esa noche, la primera noche en el campo, la cual convirtió mi vida en una larga noche, siete veces maldecida y siete veces sellada. Nunca olvidaré aquel humo. Nunca olvidaré las caras pequeñas de los niños, cuyos cuerpos vi tornados en espiral de humo bajo un silencioso cielo azul. Nunca olvidaré estas llamas que consumieron para siempre mi fe. Nunca olvidaré ese silencio nocturno el cual me privó, para toda la eternidad, del deseo de vivir. Nunca olvidaré aquellos momentos en los cuales asesinaron a mi Dios y mi alma y convirtieron mis sueños en polvo. Nunca olvidaré estas cosas, aunque esté condenado a vivir tanto como Dios mismo. Nunca: Elie Wiesel, Night (Nueva York: Bantam, 1982), pág. 32.

La hierba silvestre susurra sobre Babi Yar.

Los árboles semejan siniestros jueces.

Aquí todas las cosas gritan en silencio,

y, descubriendo mi cabeza,

lentamente siento qu me vuelvo gris.

Y yo mismo

soy un grito profundo y apagado

sobre los miles y miles sepultados aquí.

EL TERCER REICH

EL TRAGICO FINAL

MUSEO DEL HOLOCAUSTO

WASHINGTON. D.C.

                                   Holocausto judío: ¿La gran mentira?

http://www.youtube.com/watch?v=WecJGlm089Q&feature=related

Imágenes exclusivas

http://www.youtube.com/watch?v=s1Ib8hx2LPk&feature=related

Auschwitz – La vida en el campo

Campos de exterminio

http://www.youtube.com/watch?v=TWrgBLNM7DI&feature=related

EL CAPITOLIO DE LOS ESTADOS UNIDOS

Es el edificio que alberga las dos cámaras del Congreso. Está localizado en Washington D.C., la capital. Fue terminado en 1800 haciéndola una de las atracciones turísticas principales. Fue diseñado por William Thornton, tiene una gran cúpula en el centro y dos edificios anexos a cada lado. El ala norte corresponde al Senado y la sur a la cámara de Representantes. En los pisos de arriba hay galerías para que el público observe las sesiones en ciertas ocasiones. Es un ejemplo del neoclasicismo arquitectónico estadounidense.

Los terrenos cubren 274 acres, la mayoría son jardines, paseos, y calles. El diseño fue originalmente concebido por el arquitecto americano Frederick Law Olmsted, entre los años 1874 y 1892. En 1875, en una de su primeras recomendaciones, Olmsted propuso las terrazas de mármol en el lado norte, oeste y sur, las cuales podemos ver que dibujan un búho sentado sobre una pirámide visto del cielo.

El complejo cuenta con varios edificios desde los que se realizan distintas funciones institucionales.

Tiene una larga colección de arte estadounidense. Comenzando en el año 1856 con el artista ítaloestadounidense Constantino Brumidi, quien diseñó los muros de los pasillos del primer piso del ala del Senado. Los pasajes, conocidos como los corredores Brumidi, reflejan grandes momentos y personajes de la historia de Estados Unidos. Los murales originales incluyen trabajos de Benjamin FranklinJohn FitchRobert Fulton, y eventos como la compra de Louisiana. Están dibujados en una pared, animales, insectos y flores endémicas de los Estados Unidos. Bermudi incorporó un área para eventos memorables del futuro y hoy están ahí representados el avión Espíritu de San Luis, la nave espacial Apollo llegando a la luna y la nave espacial Challenger.

Brumidi trabajó en el fresco de la cúpula. El mural muestra a George Washington, llamado Apothesis de George Washington. Alrededor se ve una corta cronología pictórica del país, una imagen de Cristóbal Colón llegando a América y termina con el primer vuelo del Kitty Hawk por los hermanos Wright. Fue realizada entre los años 1878 y 1987 por cuatro pintores: Brumidi, Filippo Castoggini, Charles Ayer Whipple, and Allyn Cox. Debajo de la cúpula hay ocho pinturas de la historia del país. En el lado este hay cuatro de eventos sobre los orígenes de Estados Unidos como nación: El Bautismo de Pocahontas por John Gadsby Chapman, El Desembarco de los Peregrinos en Plymoth por Robert W. Wier, El Descubrimiento del Río Misisipi por William H. Powell, y La llegada de Cristóbal Colón por John Vanderlyn. En el lado oeste: La Declaración de IndependenciaLa Rendición del General Lord Cornwallis y La Rendición del General Burgoyne.

LOS  TRES PODERES  Y SU ARQUITECTURA

Héctor, Lolita, Mamá, Yo, Ryan y Rocío en el Capitolio.

Mamá y Lolita en el canal park en Washington

NUEVA YORK

Hicimos una extensión a Nueva York, la ciudad de los Rasca Cielos, nos hospedamos en un céntrico Hotel La quinta. Disfrutamos un paseo en cabriola por el Central Park. 

Central Park

               Morgan Freeman se me acercó para saludarme y pedirme un autógrafo.

Y a instancias de Rocío, asistimos a un juego de baseball de los Yankees en su nuevo estadio, en el que triunfaron, 14 a 3, sobre los Orioles de Baltimore.

Nuevo Estadio

YANKEES OFFICIAL THEME SONG

New York YANKEES Mambo #5, a lot of fun…

Mamá y yo con los pies en agua caliente

..

En el malecón de Nueva York

En una cabriola en el Central Park

En Nueva York

En Wall Street

REGRESAMOS VIAJANDO DE NUEVA YORK A TUCSON, VIA CHICAGO Y POR AUTO – PREVIA DELICIOSA COMIDA EN SANTA ANA- A LOS 4O GRADOS DE HERMOSILLO.

Con la colaboración en diseño gráfico, de Ana Cristina.